¡Adiós bolitas! Esterilización en gatos y su importancia

Cat in vet clinic

Aproximadamente a partir de los 4 meses, los gatitos alcanzan la madurez sexual y, por lo tanto, son capaces de criar y producir gatitos ellos mismos. La mayoría de las personas no tienen el tiempo ni el deseo de que su gato se reproduzca y no desean aumentar la cantidad de gatos y gatitos no deseados que ya están buscando un hogar. Castrar a un gato (castración en el macho, extirpación de los testículos) y esterilización de la hembra (extirpación de los ovarios y el útero) no solo evita que se produzcan embarazos no deseados, sino que también frena los patrones de comportamiento no deseados asociados con la madurez sexual y reduce el riesgo de ciertas enfermedades.

Razones para esterilizar hembras

  • Control de la población. Es importante esterilizar a una gata antes de que ella pueda tener gatitos. Esto sucede muy rápidamente según la raza, la época del año en que nació y el desarrollo individual. La primera temporada suele ocurrir alrededor de los seis meses, pero puede ser antes. 
  • Control de “molestias”. Las gatas “llamarán” (entrarán en temporada y serán receptivas al gato macho) con regularidad, aproximadamente cada tres semanas durante las épocas del año sexualmente activas si no quedan embarazadas. Tener gatas en celo en un área atraerá a machos con los consiguientes problemas de orina, peleas y maullidos.
  • Problemas de bienestar. Es posible que los gatitos no deseados no sean atendidos y que padezcan diversas enfermedades infecciosas, como la gripe felina o algo peor. Es poco probable que haya suficientes casas nuevas disponibles para ellos. Actualmente los albergues están llenos de gatos en espera de un hogar.
  • Problemas de salud. Las gatas que no están esterilizadas tienen más probabilidades de sufrir piometra (infección del útero) mas adelante en la vida y de tumores mamarios. Estas enfermedades infecciosas pueden transmitirlas a sus gatitos. El embarazo y el parto tampoco están exentos de riesgos.
  • Problemas de vida silvestre. Las gatas con gatitos cazarán de manera más activa y, si no se les alimenta, deberán atrapar más vida silvestre para alimentar a sus gatitos.

Razones para esterilizar machos

  • Control de molestias. Es probable que los gatos machos no castrados se busquen áreas más grandes, marcarán su territorio con un rocío de orina muy penetrante y es mucho más probable que peleen.
  • Problemas de salud. Los machos que luchan son mucho más propensos a transmitir enfermedades como VIF (Virus de Inmunodeficiencia Felina)  y FeLV (leucemia felina) a otros gatos. También es probable que sufran lesiones de lucha, como abscesos. Debido a que deambulan por un área grande, también tienen un mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico o ataques de otros animales.
  • Problemas de mascotas. Los gatos machos no esterilizados deambularán fuera de casa y es posible que no regresen. También pueden rociar dentro de la casa y pueden ser agresivos con sus dueños. Por lo tanto, es deseable castrar a los gatitos lo suficientemente temprano para asegurar que se prevengan los problemas anteriores. 
  • Control de la población. Obviamente, los gatos machos no tienen gatitos y solo se necesita un macho en un área para embarazar a muchas gatas, por lo que castrar a una gato hace una gran diferencia para limitar el número.

Esterilización en hembras

En el pasado, se sugería que a todas las gatas se les debería permitir tener una camada de gatitos. Sin embargo, esto es totalmente innecesario y no beneficia en absoluto al gato. Por lo tanto, es preferible esterilizar a la hembra antes de que alcance la madurez sexual. Una vez que se alcanza la madurez sexual, el gato comenzará a entrar en temporada de celo. Los ciclos de actividad sexual ocurren típicamente cada dos o tres semanas, y cuando un gato está “llamando”, como su nombre lo indica, ¡esto puede ser un asunto muy ruidoso!. Ciertos medicamentos se pueden usar para suprimir el ciclo sexual, pero algunos de estos conllevan un riesgo considerable de efectos secundarios significativos en los gatos y no se recomiendan para su uso a largo plazo.

Si no vas a cruzar a tu gatita hembra, esterilizarla eliminará el comportamiento sexual, la posibilidad de embarazos no planificados y el riesgo de enfermedades asociadas con el tracto genital más adelante en la vida.

La operación de esterilización implica la administración de un anestésico general y la extirpación quirúrgica de los ovarios y el útero a través de una incisión en el costado o el vientre del gato. El pelaje en el sitio de la incisión deberá afeitarse antes de la cirugía y tu veterinario te pedirá que no coma alimentos la noche anterior a la anestesia. Por lo general, el gatito podrá regresar a casa el mismo día y las suturas de la piel generalmente se retiran después de 7 a 10 días.

Esterilización en machos

Castrar a un macho es igualmente importante que esterilizar a una hembra para evitar embarazos no deseados. Además, los gatos machos tienen una fuerte tendencia a deambular, a ser agresivos con otros machos, a pelear y a marcar su territorio rociando orina (¡a menudo en interiores!). El comportamiento agresivo pone a un macho no castrado en un riesgo mucho mayor de enfermedades infecciosas graves como el virus de inmunodeficiencia felina (“SIDA” felino) y el virus de la leucemia felina, los cuales se transmiten a través de mordeduras de gato.

La castración implica la extirpación de ambos testículos con anestesia general a través de una pequeña incisión en el escroto. Al igual que con la operación de esterilización, será necesario retener la comida de la noche anterior para minimizar las posibles complicaciones anestésicas y, por lo general, el gatito puede irse a casa el mismo día. Por lo general, las incisiones en la piel para una castración son tan pequeñas que no se requieren suturas.

Female veterinarian doctor is holding on her hands a cat with plastic cone collar

Cuidado post-operatorio

Los gatos generalmente se recuperan de la operación de esterilización con mucha rapidez. Es posible que se sientan un poco somnolientos durante algunas horas, pero al día siguiente, por lo general, vuelven a estar muy animados. Es sensato tratar de mantener a tu gatito bastante tranquilo durante uno o dos días para permitir que las heridas internas se curen. Sin embargo, si su gatito parece inusualmente tranquilo o aburrido, hay que acudir con su veterinario. Además, si tu gatito comienza a lamer o rascarse excesivamente las suturas de la piel, acude con su veterinario para obtener un vendaje o un collar especial (collar isabelino o similar) para evitar que se dañe la herida.

Es importante recordar que una vez que un gato ha sido castrado, existe una mayor tendencia a tener sobrepeso. Por lo tanto, es posible que debas ajustar la cantidad o tipo de alimento que le proporcionas en caso de que tu gato comience a aumentar de peso.

Más del blog